Construye una marca, construye un negocio

por: , febrero 11, 2022.

Pensar en una marca siempre ha sido un ejercicio mal entendido por la mayor parte de las personas de negocios al ser reducido a su componente estético: la identidad visual. Sin embargo, una marca va mucho más allá de un simple logotipo o elemento gráfico. Cuando piensas en una marca, realmente quieres pensar en toda la experiencia que esta aporta al cliente: desde su logotipo, su sitio web, sus experiencias en las redes sociales, la forma en que contestas el teléfono, hasta la forma en que sus clientes interactúan con tu personal. Y cuando observamos esta amplia definición de marca, puede ser un poco abrumador pensar en lo que está involucrado en ella.

Una de las razones más obvias por las que las empresas necesitan una marca es ayudarlas a ser reconocidas con más frecuencia. Si tienes una marca fuerte para tu negocio, las personas, naturalmente, lo notarán mucho más de lo que lo harían con un negocio sin este distintivo; y una compañía que no tenga realmente una marca cohesiva no permanecerá en la mente de alguien por mucho tiempo.

La marca es importante porque no solo es lo que causa una impresión memorable en los consumidores, sino que también permite que tus clientes sepan qué esperar de tu empresa. Es una forma de distinguirte de la competencia, de aclarar qué es lo que ofreces y qué te convierte en la mejor opción. Una marca deberá diseñada para distinguirte y para ser una verdadera representación de quién eres tú como empresa y de cómo deseas ser percibido(a).

Uno de los mayores beneficios crear y desarrollar una marca es que te otorga credibilidad. Si parece que sabes de lo que estás hablando y te muestras como un profesional, las personas te considerarán a ti y a tu marca como expertos. Esto aumenta tu credibilidad dentro de la industria y con tus clientes. Te ganarás su confianza y eso influirá en sus decisiones de compra de manera positiva.

La marca es un elemento crítico para un negocio debido al impacto general que tiene en él. La marca puede cambiar la forma en que las personas perciben tu producto o servicio, puede generar nuevos negocios y aumentar el valor de la misma, pero también puede hacer lo contrario si no se hace correctamente o si no se hace del todo.

Una buena marca te distingue de tu competencia

Una buena marca tiene un propósito y un mensaje claros que te ayudan a destacar entre la competencia. Tus ofertas pueden ser similares a las de tus competidores (y tal vez incluso tu estilo también lo sea), pero tus clientes te elegirán por tu marca. Es el paquete completo: los clientes se sienten atraídos por los aspectos únicos de tu marca, su originalidad y su personalidad.

Una buena marca te hace ágil

Tener una marca facilita mantener las cosas consistentes y tomar decisiones más rápidamente cuando se trata de tu contenido. No tendrás que ocupar mucho tiempo decidiendo qué temáticas, vocabulario, fuentes o colores deberías usar, lo que ayuda a optimizar tus flujos de trabajo y los de tu equipo. Será mucho más fácil definir tareas y objetivos si se tiene claro qué quiere pretende la marca.

Una buena marca genera valor financiero en su empresa

Al final del día, todo el tema de la marca realmente se reduce a esto:

  • Valor financiero.
  • Ventas.
  • Crecimiento.

Irrumpir en nuevos mercados o crear nuevos mercados desde cero. Esto sucede cuando una empresa, ya sea nueva o establecida, tiene una poderosa historia de marca. Saben quiénes somos, qué hacemos, qué obtienen los clientes al involucrarse con nosotros y qué tipo de satisfacción obtienen los empleados al colaborar con nosotros. Esa historia impulsa todo, desde las ventas hasta las inversiones.

Una buena marca genera negocio

La marca también es importante cuando se trata de generar negocios futuros, y si tienes una sólidamente establecida puede aumentar el valor de tu empresa al darle más influencia en la industria. Esto la convierte en una oportunidad de inversión más atractiva debido a su lugar establecido en el mercado.

Una buena marca no tendrá problemas para generar negocios por referencia, pues, generalmente significa que hay una impresión positiva de la empresa entre los consumidores, y es probable que hagan negocios contigo debido a la familiaridad y la confiabilidad de usar un nombre en el que pueden confiar. Una vez que una marca ha sido bien posicionada, el boca en boca será la mejor y más efectiva técnica publicitaria de tu empresa.

Una buena marca atrae y mantiene el talento

Cuando un empleado trabaja para una empresa con una marca sólida y realmente respaldada, estará más satisfecho y tendrá un mayor grado de orgullo por el trabajo que realiza. Laborar para una marca que goza de buena reputación y es muy apreciada por el público hace que pertenecer a ella sea más placentero y satisfactorio. Además, cuando una compañía tiene una gran marca, la gente se da cuenta. Es más probable que los solicitantes estén interesados ​​en una marca que se vea organizada y profesional. Es probable que sea una gran experiencia para ellos y que tenga un impacto positivo en sus carreras.

Una buena marca atrae socios

Otro beneficio de la marca es su capacidad para atraer socios, incluidas empresas que buscan una marca compartida, influencers y creadores de contenido. Los inversionistas de alto calibre quieren asociarse con marcas que estén al mismo nivel, y cuando trabajas con socios como así, aumentas tu potencial creativo.

Una buena marca comunica una historia clara

Los clientes e inversores valoran más a las empresas con historias claras. Las empresas con historias claras tienen empleados que entienden lo que hacen y por qué lo hacen. Las empresas con historias claras pueden mover las emociones de las personas, lo cual es clave para mover las ventas. La gente quiere involucrarse con empresas que hacen grandes cosas y las grandes cosas solo son geniales si se entienden de forma clara y sencilla.

Una buena marca te ayuda a conectar emocionalmente con tus clientes

Una marca bien construida tiene la facultad de conectar con las personas a nivel emocional. Se sienten bien cuando la adquieres. Comprar es una experiencia emocional y tener una marca fuerte ayuda a las personas a sentirse bien a nivel emocional cuando interactúan con tu empresa.

Elementos que conforman una marca

Sin ser una lista definitiva, la experiencia que genera una marca, debe de tener consistencia y convergencia en distintos aspectos como lo son:

  • Logotipo
  • Colores
  • Tipografías
  • Estilo fotográfico
  • Iconografía
  • Sitio web y redes sociales
  • Voz y tono de tus contenidos y comunicaciones
  • Storytelling
  • Experiencia de consumo físico, digital o híbrido
  • Puntos de contacto y atención al cliente

Check list básico para evaluar tu marca

¿Cómo sabes si tu marca es lo suficientemente fuerte como para brindarle el valor interno y externo que necesita? Comienza preguntándote lo siguiente:

  • ¿La marca se relaciona con mi público objetivo? ¿La «entenderán» instantáneamente sin pensarlo demasiado?
  • ¿La marca comparte la singularidad de lo que ofrezco y por qué es importante?
  • ¿La marca refleja la promesa hecha a mi público objetivo y tiene valor para mi público interno?
  • ¿La marca refleja los valores que quiero representar para mis clientes?

4 preguntas clave a contestar antes de definir la marca de tu compañía

Como lo hemos visto, la construcción de una marca no es cosa sencilla o simplista; sin embargo, dar respuesta a las siguientes preguntas de maneca concreta y honesta te ayudará a tener un rumbo mucho más definido al momento de dar identidad visual y conductual a tu compañía.

  1. ¿Cuál es la visión de nuestra empresa? ¿Hacia dónde vamos en los próximos 5, 10, 30 años?
  2. ¿Qué representamos? ¿Cuáles son nuestros valores? ¿Por qué hacemos lo que hacemos?
  3. ¿Qué dicen nuestros clientes que nos diferencia?
  4. ¿Cómo sería mi marca si fuera una persona? ¿Cómo actuaría, cómo hablaría? ¿Cómo vestiría?

3 consejos para hacer las cosas bien desde el principio

  1. Invierte en profesionales para diseñar tu marca. Será la mejor decisión que podrás tomar.
  2. Separa tu gusto y criterio personal de tu marca. Se trata de conectar con tus clientes, no necesariamente contigo como persona.
  3. Registra y protege tu marca. Créenos, vale la pena.

Una buena marca se basa en una idea sólida, una idea a la que tú y tu equipo pueden aferrarse, comprometerse y cumplir.

Tu marca necesita permear en toda tu organización. Cuando tu empresa tiene clara la marca y puede cumplir con la promesa de valor que hace, verás un gran fruto mientras construyes lealtad a la misma entre tu base de clientes.

Comparte esto a tus amigos: