Estudio de futuros: visualiza el rumbo de tu compañía

por: , marzo 4, 2022.

Los estudios de futuros son el análisis sistemático de futuros posibles, probables y preferibles. El tema central en estos estudios es la premisa de que, al imaginar futuros diferentes y alternativos al escenario actual de negocios habituales, tenemos una mejor oportunidad de hacerlos realidad.

La prospectiva estratégica y los estudios de futuros pueden compartir un conjunto de métodos y herramientas, pero sus objetivos promulgados son inherentemente diferentes: uno es preservar y reforzar el status quo, mientras que el otro es investigar y explorar activamente alternativas al status quo.

Estos métodos no ofrecen ni deberían ofrecer respuestas definitivas sobre cómo será el futuro; en cambio, son dispositivos útiles que permiten a las personas comprender mejor los desafíos a los que nos enfrentamos y generar una reflexión sobre las implicaciones a nivel personal, colectivo y social.

Los estudios de futuros han sido adoptados con entusiasmo por equipos de liderazgo ejecutivo y departamentos de planificación en organizaciones, instituciones y naciones de todo el mundo. Si bien los estudios de futuros se sientan cómodamente como una función ejecutiva al proporcionar el panorama general, siguen existiendo tensiones tangibles entre los marcos de planificación y futuros. La planificación busca controlar y cerrar el futuro, mientras que los estudios de futuros buscan abrir el futuro, pasando de “el” futuro a futuros alternativos.

El proceso de imaginar el futuro es una práctica social activa, cargada de valores, que requiere un enfoque en capas para sacar a la superficie y desafiar los patrones dominantes en nuestros modelos mentales.

Tipos de futuros alternativos

Potencial: todo lo que está más allá del momento presente es un futuro potencial. Esto proviene de la suposición de que el futuro es indeterminado y «abierto», no inevitable o «fijo», que es quizás el axioma fundamental de los estudios de futuros.

Posible: estos son aquellos futuros que pensamos que «podrían» suceder, en función de algún conocimiento futuro que aún no poseemos, pero que podríamos poseer algún día.

Plausibles: aquellos que pensamos que «podrían» suceder en función de nuestra comprensión actual de cómo funciona el mundo.

Probable: aquellos que creemos que es «probable» que sucedan, generalmente en función de las tendencias actuales.

Preferibles: aquellos que pensamos que «deberían» suceder: juicios de valor normativos en oposición a los principalmente cognitivos, mencionados anteriormente. Por supuesto, también existe la clase inversa asociada, los futuros no preferidos, una forma ‘sombra’ de futuros antinormativos que creemos que no deberían suceder ni permitir que sucedan.

Para entender el o los futuros se necesita un marco teórico convincente. Cuatro enfoques son cruciales para la previsión según Inayatullah (1990):

Predictivo: basado en las ciencias sociales empíricas.

Interpretativo: basado no en pronosticar el futuro sino en comprender imágenes contrapuestas del futuro.

Crítico: derivado del pensamiento pos estructural y centrado en preguntarse quién se beneficia con la realización de ciertos futuros y qué metodologías privilegian ciertos tipos de estudios.

Acción participativa: este enfoque se centra en las partes interesadas que desarrollan su propio futuro, en función de sus suposiciones sobre el futuro.

Los seis pilares

Los seis pilares, derivados de la escuela de James Dator (1979), proporcionan una teoría del pensamiento futuro que está vinculada a métodos y herramientas, y se desarrolla a través de la praxis.

  1. Mapeo

En el primer pilar se mapean pasado, presente y futuro. Al mapear el tiempo, tenemos más claro de dónde venimos y hacia dónde vamos.

2. Anticipación

Con el análisis de problemas emergentes como método principal. El análisis de problemas emergentes busca identificar las regiones de referencia, donde comienzan las nuevas innovaciones sociales. También busca identificar problemas antes de que se vuelvan difíciles de manejar y costosos y, por supuesto, buscar nuevas posibilidades y oportunidades.

3.Temporizando el futuro

Esta es la búsqueda de los patrones de cambio, las etapas y los mecanismos del cambio a largo plazo.

4.Profundizando el futuro

El análisis causal en capas (CLA) busca desempaquetar, profundizar en el futuro. Tiene cuatro dimensiones. El primero es la letanía, o el día a día futuro: los datos, los titulares comúnmente aceptados de cómo son o deberían ser las cosas. Las soluciones a los problemas que se encuentran en este nivel suelen estar orientadas a corto plazo. La segunda dimensión es más profunda, enfocada en las causas sociales, económicas, políticas del problema: la sistémica. La tercera dimensión es la cultura o cosmovisión. Este es el panorama general, el paradigma que informa lo que pensamos que es real o no real, los lentes cognitivos que usamos para comprender y dar forma al mundo. La cuarta dimensión es el mito o la metáfora: la narración. Las metáforas son a menudo los vehículos de los mitos.

5.Creando alternativas

El quinto pilar se centra en los métodos para crear futuros alternativos. El método más importante en este pilar es la planificación de escenarios.

Los escenarios son la herramienta por excelencia de los estudios de futuros. Abre el presente, contornea el rango de incertidumbre, reduce el riesgo, ofrece alternativas, crea mentalidades organizacionales más flexibles.

6.Transformando el futuro

En la transformación, el futuro se estrecha hacia lo preferido. ¿Qué futuro desean los individuos? ¿Qué futuros desean las organizaciones, ciudades y naciones?

Cambios y eventos inesperados

The Menagerie of Postnormal Potentialities es una forma de estudiar el cambio acelerado y explorar las posibilidades para el surgimiento de la posnormalidad en el presente y en el futuro.

  • Los cisnes negros: son fenómenos ‘atípicos’, cosas totalmente fuera y mucho más allá de nuestras observaciones; aparecen como «valores atípicos» y surgen «de la nada». Por ejemplo, la pandemia por covid19.
  • Los elefantes negros: son eventos extremadamente probables y ampliamente predichos por los expertos, pero la gente intenta hacerlo pasar por un cisne negro cuando finalmente sucede. Por lo general, los expertos que habían predicho el evento, desde la crisis económica hasta la crisis climática, pasan de ser marginados a ser ensalzados cuando el problema finalmente asoma la cabeza.
  • Las medusas negras: son cosas que creemos que sabemos y entendemos, pero que resultan ser más complejas e inciertas de lo que esperábamos. Son fenómenos aparentemente controlados e inofensivos que tienen el potencial de escalar exponencialmente.

Los arquetipos de Dator

El futurista pionero James Dator articula cuatro arquetipos de escenarios prospectivos. Estos son:

  1. Crecimiento continuo: donde se mejoran las condiciones actuales: más productos, más caminos, más tecnología y una mayor población. Más crecimiento se considera la solución a todos los problemas.
  2. Colapso: este futuro surge cuando falla el crecimiento continuo. Las contradicciones son demasiado grandes: entre la economía y la naturaleza; entre hombres y mujeres; entre la economía especulativa y la real; entre enfoques religiosos, seculares y posmodernos; y entre tecnología y cultura.
  3. Disciplina: este futuro busca detener el crecimiento y encontrar un equilibrio en la economía y con la naturaleza. Es una sociedad controlada, equilibrada, más suave y más justa. La comunidad es decisiva en este futuro. Es tanto volver a la naturaleza como volver al pasado. Los valores humanos son lo primero aquí.
  4. Transformación: este futuro busca cambiar los supuestos básicos de los otros tres. La transformación se produce ya sea a través de un cambio tecnológico dramático (la inteligencia artificial elimina la burocracia y muchas formas de gobierno; la genética cambia la naturaleza de la naturaleza, por ejemplo) o a través del cambio espiritual (los humanos cambian su conciencia a través de la experiencia de una profunda trascendencia).

Entorno VUCA

VUCA representa un conjunto de desafíos que las personas, los equipos, los gerentes y las organizaciones de las industrias afectadas deben enfrentar. Individualmente, estos desafíos pueden ser significativos, pero pueden ser formidables cuando se combinan.

La Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos fue una de las primeras organizaciones en utilizar el acrónimo VUCA, luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Los planificadores militares estaban preocupados por el entorno de seguridad internacional radicalmente diferente y desconocido que había surgido, por lo que utilizaron VUCA para describirlo. Esto significa:

  • Volatilidad: el cambio es rápido e impredecible en su naturaleza y extensión.
  • Incertidumbre: el presente no está claro y el futuro es incierto.
  • Complejidad: entran en juego muchos factores interconectados diferentes, con el potencial de causar caos y confusión.
  • Ambigüedad: falta claridad o conciencia sobre las situaciones.

El Backcasting proporciona un camino a seguir

Una vez que tengamos una visión para el futuro, podremos planificar los pasos que tomará para llegar allí. Aquí es donde entra en juego el backcasting, o pronóstico a la inversa.

El backcasting es el proceso de tomar nuestra visión del futuro y descubrir la estrategia y las tácticas necesarias para lograrlo. Nos permite identificar las oportunidades y los obstáculos que surgirán a medida que avanza hacia su resultado ideal.

¿Qué eventos, cambios o tecnologías clave se requerirán para llegar a nuestro futuro destino? El backcasting crea una hoja de ruta hacia nuestro futuro imaginado. Proporciona pasos procesables y un camino a seguir.

El acto de diseñar es en sí mismo un proceso de dar forma a nuevas ideas, de dar forma a posibilidades hipotéticas. El uso de métodos de diseño y futuros para desarrollar una exploración prospectiva y sistémica del cambio transformador es un área de exploración que permite la conversación sobre el cambio de paradigma requerido en el contexto de los valores, la ética y las normas sociales.

Mientras que muchos adoptan los estudios de futuros para reducir el riesgo, para evitar futuros negativos, particularmente en el peor de los casos, otros se mueven activamente para crear futuros deseados, visiones positivas del mismo La identificación de futuros alternativos es, por lo tanto, una danza fluida de estructura (los pesos de la historia) y agencia, es decir, la capacidad de influir en el mundo y crear futuros deseados.

Comparte esto a tus amigos: