8 pasos para implementar una cultura de innovación en tu compañía

por: , julio 13, 2022.

A menudo pensamos en la innovación como algo que sucede sesiones de lluvia de ideas sobre nuevos e irresistibles productos, donde alguien desarrolla creativas y exitosas campañas de marketing. Pero, saquemos el producto de la ecuación por un momento y consideremos un enfoque multifacético para la innovación en toda nuestra organización. Forbes, por ejemplo, sugiere comenzar con las 4 P: modelos de ganancias (profit), procesos, productos y políticas. Dividir la innovación en estas facciones y abordarlas como desafíos individuales nos permitirá movernos más rápido y con mayor agilidad operativa.

¿Cuáles con los principales desafíos que enfrenta una organización para cultivar un mindset orientado a la innovación? Podemos mencionar algunos como:

  • Generar una cultura de innovación que apoye tanto la innovación disruptiva como la incremental.
  • Romper los silos organizacionales para compartir ideas valiosas, desafíos y mejores prácticas.
  • Involucrar de manera efectiva a los colaboradores o tomadores de decisiones para aprovechar su inteligencia colectiva.
  • Superar las barreras corporativas burocráticas para crear un proceso transparente.

¿Cómo podemos comenzar a implementar una cultura de innovación en nuestra compañía? A continuación, te proponemos 8 pasos:

Establecimiento claro de objetivos

Las metas deben ser lo suficientemente claras para alinear a los miembros del equipo, y también lo suficientemente flexibles para que los miembros del equipo tengan autonomía sobre cómo alcanzar esas metas. Es esa autonomía, y la capacidad de combinar ideas y traer nuevas perspectivas, lo que permite que suceda la verdadera creatividad.

Empoderamiento de nuestros colaboradores

La innovación como valor corporativo significa crear una cultura en la que cada colaborador sienta que tiene cierto nivel de autonomía, con expectativas, por supuesto, para pensar de forma independiente y encontrar nuevas formas de resolver problemas. Los grandes líderes toman decisiones inteligentes, pero también saben que no pueden, y no deben, hacerlo todo solos. Para que los colaboradores piensen como innovadores, deben de tener la libertad de pensar, explorar y desafiar el status quo. Liderar se trata tanto de escuchar, asesorar, como de confiar y empoderar a nuestros equipos.

Creación de un mindset con visión a futuro

Para innovar hay que abandonar el hábito de pensar únicamente en el hoy y desarrollar la capacidad de planificar para el mañana. Si todo lo que pensamos es en los ingresos del año, siempre estaremos atrapados en el pasado. Debemos cambiar nuestro enfoque para preparar su organización para el futuro. Vivimos en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA). Nuestro éxito depende de nuestra capacidad para adaptarnos rápidamente.

Creación de espacio y capacidad

Hoy en día, es difícil encontrar colaboradores de cualquier nivel que no estén estresados ​​o que sientan que están trabajando al límite de capacidad. Esta cultura de ‘ocupación’ está presente en la mayoría de las industrias. El pensamiento innovador, sin embargo, requiere espacio mental. El liderazgo necesita liberar capacidad para que los empleados sean creativos. Esto puede tomar muchas formas, desde un ‘tiempo de innovación’ gratuito integrado en la semana laboral hasta equipos multifuncionales especiales que se unen para trabajar en proyectos de innovación.

Aceptación del fracaso

La innovación exitosa requiere fallas en el camino; sin embargo, muchos colaboradores están aterrorizados por el fracaso y sus consecuencias. Para construir una cultura de innovación, es imperativo eliminar este miedo. Una forma de hacerlo es tener claro que el impulso para probar ideas nuevas y diferentes proviene directamente del director ejecutivo. Otro método es crear KPIs en torno al impulso de la innovación, el proceso de recompensas y el pensamiento innovador sobre resultados o logros específicos.

Rediseño de la organización

Puede que contratemos a las personas adecuadas, pero si las colocamos en un entorno de trabajo no innovador, sus resultados se verán afectados. Necesitamos procesos y estructuras de trabajo que apoyen el pensamiento innovador. Eso puede requerir rediseñar la organización.

Muchas estructuras corporativas se basan en la jerarquía, lo que puede conducir a trabajar en silos y apegarse al statu quo, los cuales pueden obstaculizar la innovación. Consideremos alejarnos de las jerarquías de comando y control y avanzar hacia una mayor confianza en la autonomía y la responsabilidad para empoderar a nuestros colaboradores.

Apertura a la diversidad

La diversidad desbloquea la innovación de una manera que no sería posible sin las diferencias mutuas entre los miembros del equipo. Apreciar las diferencias culturales proporciona una amplia gama de habilidades útiles para explorar nuevos clientes potenciales y, finalmente, expandir el mercado como resultado. La creación de una cultura empresarial más amigable atraerá a más colaboradores de diversas culturas y orígenes. Además, reunir a estas personas en este tipo de entorno hace que se sientan aceptados y apreciados, lo que aumenta las probabilidades de que permanezcan en la empresa y contribuyan apasionadamente a sus objetivos. Esto también beneficia la imagen pública de la empresa y atrae aún más clientes de todo el mundo.

Elección de un enfoque inteligente de las métricas de innovación

Todos sabemos que los datos son importantes, pero, ¿se puede medir algo tan intangible como una idea? Aún más difícil: ¿una cultura de ideas? Se puede, siempre y cuando miremos detenidamente qué es lo que realmente vamos a medir. Cualquiera que sea nuestra industria, sin duda necesitaremos números sobre la actividad del cliente en relación con nuestro producto o servicio, eso es obvio, pero busquemos en otro lado también.

¿Qué pasa con el retorno de nuestras alianzas estratégicas? ¿Qué hay de los datos sobre cuánto tiempo tiene realmente nuestro equipo para dedicar al descubrimiento? ¿Cuántos de ellos han sido capacitados sobre lo que significa innovar? Aislemos lo que puede cambiar el juego para nuestra organización y construyamos un enfoque para las métricas de innovación a partir de ahí.

Al integrar la innovación en todos los aspectos de nuestra empresa, construiremos una cultura que permita la generación de ideas. Todos nuestros colaboradores se sentirán seguros para explorar y actuar sobre nuevas iniciativas, y cuando el mundo cambie, lo cual sucederá, nosotros estaremos listos.

Comparte esto a tus amigos: