Ver todos
  • Escrito por Stephanie Garay
  • Rol en Mixen: Diseño Gráfico y Cuentas

Colores y emociones

Los colores transmiten emociones, cada color tiene vida y los expertos en la Psicología del Color aseguran que el ponernos ropa de un color determinado o cambiar el color de las paredes de casa, influye en nuestro estado emocional, incluso si nos encontramos tristes, nuestro estado emocional puede mejorar con el color de nuestra ropa o en los colores que nos rodean.

Cada color tiene un significado en nuestro subconsciente, a él le asociamos toda una serie de valores que tienen que ver en la cultura en la que vivimos.

Entonces, ¿Cuáles son las sensaciones y emociones que provocan los colores? Algunos colores pueden tener una emoción doble, es decir, sensaciones positivas como negativas.

EL ROJO

Se asocia a personas extrovertidas y un tanto impulsivas que no dan mucha importancia a la reflexión.

Indica pasión, sexualidad, ímpetu, fuego y sangre. Ejerce una influencia fuerte sobre el estado de ánimo de una manera positiva como puede ser que te da la fuerza para enfrentarte a tus miedos y mostrar seguridad en ti mismo, o de una manera negativa puesto que puede dar lugar a actitudes agresivas.

Disciplinas como la cromoterapia aseguran que aumenta el pulso y el ritmo cardiaco por lo que puede resultar agotador al final del día.

EL NARANJA

Se asocia con la elocuencia y la alegría. Aumenta el optimismo, la seguridad en uno mismo y la confianza, dando lugar al equilibrio emocional. Por tanto, es un color ideal cuando tenemos problemas de autoestima. Disminuye la fatiga y estimula el sistema respiratorio.

EL AMARILLO

Se asocia a la sabiduría, la inteligencia, la rapidez mental y la creatividad en cuanto a su vertiente positiva. En cambio, respecto a su vertiente negativa simboliza la ira, la envidia, los celos y la traición.

EL VERDE

Es un color que se utiliza como sedante. Simboliza la esperanza, la estabilidad, la fecundidad, lo que ha de venir. Representa al equilibrio, ayuda a sentirse más tranquilo y sereno. Se suele utilizar en casos de insomnio, fatiga, jaquecas, excitabilidad nerviosa, ya que disminuye la presión sanguínea y baja el ritmo cardíaco. Pero también tiene un lado más negativo y es que puede significar locura.

EL AZUL

Pertenece a la gama de los colores fríos, pero es un color que transmite serenidad, confianza, calma y tranquilidad, eso sí una sobreexposición al mismo puede conllevar a estados de tristeza, melancolía, depresión y fatiga. Normalmente se aconseja que se combine con colores cálidos para encontrar el equilibrio emocional.

EL VIOLETA

Se asocia a la intuición y la espiritualidad. Las personas que visten este color tienden a ser personas empáticas y afectivas, con tendencias artísticas y creativas. Es un color que disminuye la angustia, las fobias y el miedo.

EL BLANCO

Representa a la alegría, la pureza y la paz. Se asocia a la inocencia y al amor puro. Denota confianza, pero a la vez inmadurez dependiendo del contexto en el que nos movamos.

EL NEGRO

Es el color al que se le asocian más características negativas como por ejemplo el dolor, la desesperación, la tristeza, la melancolía, la infelicidad, la irritabilidad, lo oculto; pero a la vez es el color de la elegancia, la seguridad y la sobriedad.

EL GRIS

Se le tiende a considerar como un color neutro por lo que tiende al equilibrio y el orden. Expresa elegancia y respeto, pero a la vez puede denotar aburrimiento y vejez.

Cada color es único y jugar con ellos es una forma de equilibrar nuestras emociones.